Las alegaciones de UP al Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales destacan el impacto económico negativo de la supresión de la colegiación

Carlos Carnicer, presidente de Unión Profesional (UP):
Carlos Carnicer, presidente de Unión Profesional (UP).
Sin votos (todavía)

Este lunes, 23 de septiembre, finalizó el plazo de audiencia pública del Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales, un texto que ha suscitado las críticas del subsector profesional. Unión Profesional (UP), como portavoz y abanderado de los colectivos profesionales en la campaña reivindicativa de la colegiación obligatoria, ha elaborado un documento de alegaciones al Anteproyecto que recoge las aportaciones de los consejos generales de los colegios profesionales a los que representa.
 
Este documento de alegaciones, presentado ante el Ministerio de Economía y Competitividad, se articula en torno a tres aspectos fundamentales: colegiación, autorregulación e interlocución.
 
El texto pone el acento en un dato: el PIB podría reducirse en 3.300 millones de euros en cinco años al suprimir la colegiación de algunas profesiones. Además, solicita el mantenimiento de la colegiación para profesiones cuyo ejercicio afecte a la salud, la seguridad, el patrimonio, los bienes, los servicios generales y el medio ambiente, incluyendo a psicólogos, geólogos, químicos, físicos, economistas, actuarios, trabajadores y educadores sociales, gestores administrativos, agentes de la propiedad inmobiliaria, administradores de fincas, agentes de la propiedad industrial y licenciados en educación física.
 
Concluido el plazo de presentación de alegaciones, el Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios Profesionales debe iniciar su trámite en las Cortes, pasando por el Senado y el Congreso, donde deberá aprobarse definitivamente.